6 Ago 2020

¿Cómo nos ordenamos ahora? Relación entre flexibilidad organizacional, productividad laboral y la implementación de políticas internas en una empresa

Share on google
Share on print
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook

A pocas semanas de haberse iniciado la Fase 3 de la reactivación económica decretada por el Gobierno, no cabe duda que, al margen de los obligaciones formales y laborales que deben cumplirse a cabalidad, otro reto de gran relevancia para las empresas ha sido mantener la productividad, eficiencia y constancia de sus trabajadores, todo a través de dispositivos móviles, computadoras y teleconferencias.

 

Las características del teletrabajo o trabajo remoto han sido ampliamente comentadas, siendo la flexibilidad de tiempos la que mayor controversia ha generado, dado que muchos trabajadores han reconocido que la carga laboral se ha incrementado durante estos estos meses de trabajo en cuarentena.

 

A este contexto se le suma otra desventaja con la que deberán lidiar las empresas y trabajadores: No acudir a un lugar de trabajo limita el desarrollo de relaciones personales y profesionales con los demás compañeros. Esta situación puede producir una sensación de aislamiento en la persona, afectando su rendimiento, pues este tipo de modalidad de trabajo reduce considerablemente la interacción e integración en la empresa, generando una percepción negativa sobre el clima y cultura organizacional que tanto tiempo tomó construir a un empleador.

 

En este sentido, expertos en esta materia plantean que el contexto puede ser interpretado principalmente como una oportunidad o una amenaza, dependiendo de la flexibilidad organizacional de cada empresa, la cual consiste principalmente en la capacidad de respuesta rápida, eficiente y variada para adaptarse y/o anticiparse a los cambios que exige la nueva normalidad.

 

De esta manera, en el análisis de la flexibilidad organizacional post cuarentena y bajo la modalidad de trabajo remoto y/o teletrabajo, es necesario que los empleadores vuelvan a identificar la forma en que los miembros de la organización comparten las creencias, valores y conductas con la finalidad de conocer la manera de adecuarlos al nuevo tipo de trabajo y, consecuentemente, orientarlos estratégicamente en el camino de la flexibilidad para que genere una ganancia sostenible en términos de competitividad y productividad.

 

Entonces, ¿cuáles son las políticas que se deben implementar para lograr una correcta relación entre flexibilidad organizacional y productividad laboral, y afianzar la cultura organizacional? A nuestro parecer, podemos empezar con lo siguiente:

  • Crear canales de comunicación asertiva entre los equipos de trabajo y órganos de la empresa.
  • Formar a los trabajadores en manejo de nuevas herramientas colaborativas o adquirir plataformas de trabajo colaborativo.
  • Establecer indicadores de implementación de la nueva modalidad de trabajo remoto.
  • Crear un esquema de seguimiento y cumplimiento de logros.
  • Flexibilidad real de la jornada laboral: Establecer límites horarios para contactar a subordinados, jefes y/o compañeros de trabajo a fin de mantener el equilibrio entre la vida personal y la vida laboral.
  • Generar espacios lúdicos y de integración para los trabajadores de forma remota.
  • Aplicar encuestas de satisfacción o clima laboral a los empleados.

 

A modo de reflexión, es importante precisar que las empresas que resisten la implementación de políticas dirigidas a obtener mayor capacidad de cambio y un ajuste más rápido a las condiciones cambiantes del mercado laboral por la coyuntura, están claramente en una posición de desventaja competitiva de cara a aquellas que son capaces de incrementar su capacidad de respuesta desde el interior de la propia empresa.

 

Artículo originalmente publicado en el blog de CAPECHI.

 

Para acceder, visite este link: https://bit.ly/2WqFVad

Publicaciones recomendadas

Aplicación de los “Lineamientos para la respuesta del Estado frente a potenciales impactos generados por la pandemia del Covid 19 en proyectos de Asociación Público Privada”

La Dirección General de Políticas de Promoción de la Inversión Privada DGPPIP- MEF, entre rector del Sistema Nacional de Promoción de la Inversión Privada, ha aprobado el 25 de agosto de 2020 los “Lineamientos para la respuesta del Estado frente a potenciales impactos generados por la pandemia del Covid 19

Ver más

Mantente informado

Únete a la lista de correo de Rubio para recibir nuestros boletines e informativos.



Síguenos

Sigue a Rubio en las redes sociales.

Estudio Rubio Leguía | Todos los derechos reservados
Manya.pe | Soluciones creativas en la era digital