18 Mar 2020

#CoronavirusInPeru: The Invisible Enemy – What should be next from a tax perspective?

Share on google
Share on print
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook

English version: 

 

Learn our main ideas on what government dispositions would businessmen in Peru expect from a tax perspective

 

Lima, March 18th, 2020.- We have always learned to fear what we could see, touch, feel, smell. I mean, what we could call visible enemies. Robbers, rapists, murderers, terrorists, drugs, drug dealers, guns, bombs, nuclear weapons in a war context.

 

Most of us have not been raised thinking that we could have invisible enemies that could also have a great effect in our lives.

 

This is the third day of mandatory lockdown in Peru that we all know is showing important economical not yet visible harmful effects. With a great effort of our government together with the clear commitment of most citizens, we all are trying to avoid more serious scenarios from a health public point of view, even more if we consider the weakness of the Peruvian Health System.

 

However, from an economical point of view, the invisible enemy brings some more risks. This year only a few industries could probably show revenues growth.

 

Most entities in Peru must be worried for what the future brings and each of them are currently living their own crisis.

 

From a tax perspective, our government has already approved certain dispositions essentially linked to the deferral of the accomplishment of tax formal obligations and payments dates.

 

It could be essential that in the near future our government could also evaluate certain flexibilities associated to; for instance, postponing tax audits during the rest of the year 2020; tax or administrative fines and interests forgiveness; exempting certain entities from accomplishing formal requirements such as obtaining letter of credits (applicable to importers, for instance); exempting tax payers from providing financial guarantees (obligatory to begin an action before the Judicial power once the Tax Court has resolved against a company’s interests, unless a judiciary protective measure is obtained which currently is not easy to obtain); or, from providing our Tax Administration with financial guarantees requested in case an entity would need to apply to a future deferral of certain tax obligations or for requesting an installment payment plan.

 

On the other hand, we could also expect, under these unique circumstances some new taxes, maybe over elements that are deemed to be exterior signs of wealth, an inheritance tax or previous used systems in Peru such as state bonds.

 

We are living unique times, just weeks ago, we did not picture ourselves in this situation. It is also time to think of lifesavers to diminish more future harmful effects once this invisible enemy is controlled.

 

Cesar Luna Victoria

Clunavictoria@rubio.pe

 

Karen Temoche

ktemoche@rubio.pe

 

About Rubio Leguía Normand

Rubio Leguía Normand (RLN) is a leading Peruvian law firm, with an undisputed reputation, which has always maintained the highest ethical standards in the country for the past 40 years.

Since 1980, RLN has always worked by offering a proactive, experienced, innovative and pragmatic service, led by the best legal minds in the country. With offices in three key cities in the country -Lima, Trujillo and Cajamarca-, its team of more than 80 lawyers provides the best solutions.

In addition, RLN’s lawyers have been recognized by the most important international legal publications, such as Chambers & Partners, The Legal 500, IFLR 1000, among others.

 

 

Versión en Español:

 

Conozca nuestras ideas principales sobre qué disposiciones gubernamentales esperarían los empresarios en Perú desde una perspectiva fiscal

 

El enemigo invisible: ¿qué se puede esperar desde una perspectiva fiscal?

 

Lima, 18 de marzo de 2020.- Hemos aprendido a temer lo que podermos ver, tocar, sentir y oler. Nos referimos a aquello que podríamos llamar enemigos visibles: ladrones, violadores, asesinos, terroristas, drogadictos, narcotraficantes, armas, bombas, armas nucleares en un contexto de guerra.

 

A la mayoría de nosotros nos cuesta creer que podemos tener enemigos invisibles que también logran tener un gran efecto en nuestras vidas.

 

Este es el tercer día de cuarentena obligatoria en Perú, y todos sabemos que existen efectos económicos nocivos, pero de momento aún invisibles; pero de gran impacto e importancia. Con gran esfuerzo, el gobierno Peruano y la mayoría de los ciudadanos estamos tratando de evitar escenarios más graves desde el punto de vista de la salud pública, aún más si consideramos la debilidad del sistema de salud Peruano.

 

Sin embargo, desde un punto de vista económico, el enemigo invisible conlleva también riesgos serios. Este año, solo unas pocas industrias podrían mostrar crecimiento.

 

La mayoría de las entidades en Perú deben estar preocupadas por lo que trae el futuro, y cada una de ellas está viviendo su propia crisis.

 

Desde una perspectiva fiscal, nuestro gobierno ya ha aprobado ciertas disposiciones esencialmente vinculadas al aplazamiento del cumplimiento de las obligaciones fiscales formales y postergación de fechas de pago más cercanos.

 

Podría ser esencial que en breve nuestro gobierno también pueda evaluar ciertas flexibilidades asociadas a, por ejemplo, posponer auditorías fiscales durante el resto del año 2020; condonar multas fiscales e intereses; eximir a ciertas entidades del cumplimiento de requisitos formales, tales como la obtención de cartas de garantía (aplicable a los importadores, por ejemplo); eximir a los contribuyentes de proporcionar garantías bancarias (obligatorio para dar inicio a una acción ante el Poder Judicial una vez que el Tribunal Fiscal haya resuelto un caso en impugnación en sentido contrario a los intereses de una empresa, a menos que se obtenga una medida cautelar, que actualmente no es fácil de obtener); o, se exima temporalmente al contribuyente de la obligación de proporcionar a nuestra Administración Tributaria las garantías bancarias solicitadas en caso que dicho contribuyente requiera solicitar un aplazamiento o fraccionamiento de ciertas obligaciones de pago.

 

Por otro lado, también podríamos esperar, bajo esta circunstancia particular, algunos nuevos impuestos, tal vez sobre elementos que se consideran signos exteriores de riqueza, un impuesto a la herencia o sistemas usados ​​anteriormente en Perú, como los bonos estatales.

 

Estamos viviendo tiempos únicos, hace sólo unas semanas no nos imaginábamos en esta situación. Por lo que es hora también de pensar en medidas para disminuir efectos dañinos adicionales una vez que este enemigo invisible esté controlado.

 

Cesar Luna Victoria

Clunavictoria@rubio.pe

 

Karen Temoche

ktemoche@rubio.pe

 

Sobre Rubio Leguía Normand

Rubio Leguía Normand (RLN) es una firma peruana líder en derecho, con una reputación indiscutible, que siempre ha mantenido los más altos estándares éticos en el país durante los últimos 40 años.

Desde sus inicios en 1980, RLN ha trabajado ofreciendo siempre un servicio proactivo, experimentado, innovador y pragmático, dirigido por las mejores mentes legales del país. Con oficinas en tres ciudades clave del país -Lima, Trujillo y Cajamarca-, su equipo de más de 80 abogados proporciona las mejores soluciones.

Además, los abogados de RLN han sido reconocidos por las publicaciones legales internacionales más importantes, como Chambers & Partners, The Legal 500, IFLR 1000, entre otras.

Publicaciones recomendadas

Alerta Laboral

Establecen medidas complementarias para reducir el impacto en la economía nacional, del aislamiento e inmovilización social obligatorio dispuesto en la declaratoria del estado de emergencia nacional, así como para reforzar sistemas de prevención y respuesta sanitaria. #CoronavirusEnPeru

Ver más

Mantente informado

Únete a la lista de correo de Rubio para recibir nuestros boletines e informativos.



Síguenos

Sigue a Rubio en las redes sociales.

Estudio Rubio Leguía | Todos los derechos reservados
Manya.pe | Soluciones creativas en la era digital