24 Sep 2020

La reforma tributaria que se viene

Share on google
Share on print
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook

Nuestras finanzas públicas ya requerían un ajuste antes de la epidemia. Se gastaba más de lo que se recaudaba, generando un déficit cada vez mayor. Entonces se proponía incrementar los ingresos ampliando la base tributaria. Ahora la situación es peor por la epidemia. El gasto fiscal será significativamente mayor en salud, educación y subsidios a poblaciones vulnerables. Además, hay que pagar la mayor deuda pública que se ha contraído, hay que reestablecer las reservas fiscales consumidas y el Estado deberá incrementar la inversión pública para relanzar la economía. Simultáneamente se va a recaudar menos porque los contribuyentes están sufriendo menos ingresos. Si vamos a gastar mucho más y vamos a recaudar mucho menos estamos en un problema.

 

En efecto: ¿cómo cobrar más impuestos en medio de una recesión, justo cuando se tiene apenas para sobrevivir? Pareciera razonable que, mientras no haya reactivación, se tendría que seguir financiando el gasto con deuda, aprovechando que las tasas están bajas. Pero no tenemos mucho techo. Antes de la epidemia la recaudación era del 15% del PBI, la deuda andaba por el 30% y podría crecer hasta el 45%. Imagine usted deber tres años de sueldo. Esa será la magnitud de la deuda pública. Nos llevará años pagarla, en cuotas nada cómodas. Así que de deuda sólo podremos vivir muy poco tiempo más.

 

Agotado este breve tiempo, será inevitable aplicar todo aquello que genere mayor recaudación. Muy probablemente se incrementarán las tasas de los impuestos (Renta e IGV), se ajustarán los valores para calcular impuestos (Predial) y se eliminarán exoneraciones y beneficios fiscales. Ese mayor impacto tendrá que ser equilibrado para que no afecte la reactivación ni la mayor inversión privada que sustituirá a la inversión pública cuando se acaben los recursos fiscales. En justicia, debieran eliminarse aquellos adelantos que generan créditos fiscales, como el ITAN, algunas operaciones en el IGV; y, sin duda, esa perversa costumbre de recaudar a base de multas forzadas.  En medio de todo, dos extremos: el impuesto a los ricos y a los informales.

 

La riqueza usualmente se genera en rentas gravadas. Convertida en patrimonio, se grava las rentas que produce. Por tanto, gravarlo por el solo hecho de ser patrimonio es financieramente una doble imposición y ya nos metemos en líos sobre su costitucionalidad. En rigor, el patrimonio que debe ser gravado es el del evasor, aquel que no lo puede justificar. Sin embargo, el impuesto a la herencia  llegará tarde o temprano. De momento existe una modalidad, que grava no la herencia misma sino cuando se vende. En el otro extremo, el 75% de los trabajadores son informales y la pobreza ha trepado al 35%. Se evalúa que una parte del IGV sean las contribuciones de los informales para pensiones y salud. Pero eso exigirá una digitalización de todos los mercados para que, mediante boletas electrónicas, se puedan identificar los aportes individuales. No obstante, todos sabemos que allí no está la plata que falta. Los que deben aportar son los negocios informales. Sabemos quiénes son y dónde están. Hace falta coraje para cobrarles. Estos y otros temas debieran formar parte de un acuerdo político nacional. Las próximas elecciones definirán el futuro financiero del país y debiéramos elegir bien para que ese acuerdo se ejecute. De nosotros depende.

 

Artículo originalmente publicado en el Semanario de CAPECHI.

Para acceder, visite este link: https://bit.ly/2WqFVad

Publicaciones recomendadas

Alertas Jurídicas

#AlertaEnergía | Norma relevante en el sector de energía

El miércoles 04 de agosto de 2021, se publicó en el diario oficial “El Peruano” la siguiente norma relevante en el sector de energía:   1. Aprueban costos administrativos y operativos del FISE de las Distribuidoras Eléctricas en sus actividades vinculadas con el descuento en la compra del balón de

Ver más
Artículos

Derecho de arrepentimiento: Importar puede salir muy caro

Derecho de arrepentimiento: Importar puede salir muy caro[1]   Si tienes un nuevo emprendimiento digital, eres proveedor de E-COMMERCE o tienes un interés en cómo se encuentran regulados los mercados electrónicos, ya debes haber escuchado de la nueva propuesta del INDECOPI para introducir a nuestro Código de Consumo el “Derecho de Arrepentimiento”.[2]  

Ver más
Alertas Jurídicas

#AlertaEnergía | Normas relevantes en el sector de energía

Entre los días 28 y 29 de julio de 2021, se publicaron en el diario oficial “El Peruano” las siguientes normas relevantes en el sector de energía:   1. Fijan Margen Comercial y Banda de Precios para el Diésel B5 para uso vehicular (Resolución de la Gerencia de Regulación de

Ver más

Mantente informado

Únete a la lista de correo de Rubio para recibir nuestros boletines e informativos.



Síguenos

Sigue a Rubio en las redes sociales.

Estudio Rubio Leguía | Todos los derechos reservados
Manya.pe | Soluciones creativas en la era digital