11 Ago 2020

Modelo G2G acelerará la adjudicación de las líneas 3 y 4 del Metro de Lima

Share on google
Share on print
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook

Dos de los proyectos viales más importantes del país toman nuevo impulso bajo la modalidad G2G, pero lo alcanzarán el ritmo que prevé el gobierno.

 

La modalidad de Gobierno a Gobierno (G2G) acelerará la construcción de las líneas 3 y 4 del Metro de Lima, tras diez años de marchas y contramarchas, mas no al ritmo que prevé el Ejecutivo. Los proyectos ferroviarios, que aún no son declarados viables, podrán ser adjudicados en los próximos doce meses.

 

 

Las líneas 3 y 4 del Metro de Lima, que demandarán una inversión superior a los US$10,000 millones, estuvieron en la cartera de Proinversión desde 2014. Hoy solo cuentan con estudios de preinversión a nivel de perfil, el nivel inicial de una Asociación Público Privada (APP). En noviembre del 2017 se paralizó la elaboración de los estudios de factibilidad, pues el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) decidió volver a evaluar su diseño, modalidad de ejecución e inversión estimada, con la intención de unificar los proyectos. La coordinación para una nueva consultoría integral recayó en la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico (AATE), que el año pasado fue absorbida por la Autoridad de Transporte Urbano (ATU).

 

 

Tras estas idas y venidas, el anuncio de optar por el G2G es positivo. “Si se adjudicaran las líneas por APP tendría que pasar por una etapa de evaluación del proyecto, cambios en algunos aspectos de las bases, promoción, y recién se podría lanzar el concurso. Eso demandaría un año más de espera”, señala Milagros Maraví, socia del estudio Rubio Leguía Normand. “El gobierno no quiso hacer las obras por APP. Usa el G2G porque necesita de un gobierno extranjero con su marco de contrataciones y sus equipos especializados en las grandes licitaciones para suplir la incapacidad de contratar que tiene el Estado”, sostiene en el mismo sentido José Escaffi, gerente general de AC Pública.

 

 

Los plazos del Ejecutivo

 

 

Durante su exposición ante el Congreso la semana pasada, el entonces premier Pedro Cateriano aseguró que, con los estudios de factibilidad concluidos, se declararía la viabilidad de la Línea 3 en noviembre de este año y la de la Línea 4, en setiembre. La adjudicación de ambos proyectos se podría dar en el primer trimestre del 2021.

 

 

Los plazos planteados por el Ejecutivo son factibles. “Es un plazo razonable para hacer la licitación y ya tener un gobierno asignado y contratado […] Esperaría que la ATU se asesore con la gente que ya trabajó los procesos [en los Juegos Panamericanos y la Reconstrucción con Cambios] y que tarde entre cuatro y seis meses para elegir al gobierno o consorcio de gobierno encargado”, afirma Escaffi, de AC Pública.

 

 

Pero la crisis económica y el contexto electoral del 2021 podrían jugar en contra. “Si en el primer semestre del otro año las cosas están bien, se encontró la vacuna del Covid-19 y la pandemia se amainó, podría haber una convocatoria que atraiga interesados. Si el gobierno contraparte hace los concursos para la adjudicación puede tomar menos tiempo, pero no creo que las condiciones del otro año sean mejores”, asegura Javier Illescas, exdirector ejecutivo de Proinversión. “El gobierno está de salida y normalmente un operador quiere que esté de entrada para evitar algún tipo de revisión por parte de la nueva gestión”, advierte, por otro lado, Flavio Ausejo, especialista en políticas públicas de la Escuela de Gobierno de la PUCP. Maraví, del estudio Rubio, también es escéptica: “no sé si con ese nivel de convulsión política se concrete un G2G”.

 

 

Mayor foco en la operación y el mantenimiento

 

La decisión de optar por un acuerdo G2G para la construcción de las líneas subterráneas del Metro de Lima genera incertidumbre sobre cómo se contratará los servicios de operación y mantenimiento de las mismas. A diferencia de las obras construidas para los Juegos Panamericanos, la operación y el mantenimiento de ambas líneas es fundamental para su funcionamiento óptimo. “En un proyecto tan complejo como subterráneos, es muy complicado no integrar la operación y el mantenimiento. La construcción por G2G no te da eso. El proceso de concesión es más rápido porque el postor no tendrá responsabilidad posterior. El G2G cumple el proyecto político de construir, pero no garantiza la operación”, advierte Illescas. “Debería ser una APP y armar una licitación internacional para la operación de la línea del metro. Entonces es un proceso que tiene que iniciarse de una vez”, plantea Juan José Cárdenas, socio de EY Law Infraestructure.

 

Artículo originalmente publicado en Semana Económica.

 

Para acceder, visite este link: https://bit.ly/2WqFVad

Publicaciones recomendadas

Aplicación de los “Lineamientos para la respuesta del Estado frente a potenciales impactos generados por la pandemia del Covid 19 en proyectos de Asociación Público Privada”

La Dirección General de Políticas de Promoción de la Inversión Privada DGPPIP- MEF, entre rector del Sistema Nacional de Promoción de la Inversión Privada, ha aprobado el 25 de agosto de 2020 los “Lineamientos para la respuesta del Estado frente a potenciales impactos generados por la pandemia del Covid 19

Ver más

Mantente informado

Únete a la lista de correo de Rubio para recibir nuestros boletines e informativos.



Síguenos

Sigue a Rubio en las redes sociales.

Estudio Rubio Leguía | Todos los derechos reservados
Manya.pe | Soluciones creativas en la era digital